Fandom

Allods Wiki

El Legado de los Junes: Demonios Astrales

107páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Story 09.jpg

Demonios Astrales... Estas palabras son capaces de infundir un terror mortal incluso en los corazones de los guerreros más valientes y audaces. Allí donde aparecen, estas terribles criaturas de las profundidades del Astral son heraldos de la muerte, el caos y la destrucción.

El motivo de la aparición de estos monstruos es un gran misterio, perdido para la historia. Durante años, los habitantes más sabios de Sarnaut han intentado resolver en vano el enigma de su aparición. Pero una cosa es obvia: sus objetivos principales son los Grandes Magos que protegen los allods del poder destructivo del Astral.

Como la mayoría de la gente que se encuentra con estas criaturas tiende a no sobrevivir, la información que hay sobre ellas es rara y a menudo de segunda o tercera mano. Podemos decir con seguridad que habitan en las lejanas regiones del Astral, las cuales aparentemente las nutren de fuerza vital. Los Demonios Astrales no pueden permanecer fuera del Astral por mucho tiempo, ya que mientras está fuera de su abrigo protector, comienzan a perder poder y se vuelven más vulnerables a los ataques.

La mayoría de las veces, estas criaturas demuestran no ser muy inteligentes, pero esto no reduce su naturaleza enormemente destructiva. Sus tácticas de combate son muy directas, y normalmente intentan superar a sus enemigos mediante el número más que con una táctica concreta. La primera vez que los Demonios Astrales aparecieron en gran número fue durante la batalla del allod Kirah, poco después de que el ejército de la Liga aterrizara en él para extraer el valioso mineral que les permite explorar el Astral. La aparición de los demonios sembró el terror y el miedo en mitad de la batalla que se estaba librando entre la Liga y el Imperio.

Con ambas facciones enzarzadas en una batalla campal, nadie pudo preveer la llegada de un asalto tan monstruoso como aquel, perpetrado por un enemigo deseoso de destruir a ambos ejércitos, por lo que una enorme cantidad de tropas cayó durante la retirada que siguió al ataque. Los Grandes Magos intentaron proteger sus respectivos allods con sus escuadrones especiales de Guardianes, pero aún así muchos de ellos cayeron bajo aquel incansable asalto. Sin la magia de los magos para mantenerlos, los allods empezaron a desintegrarse a medida que las fuerzas destructivas los desgarraban, tal y como hicieron 900 años antes.

Los allods perdieron una enorme parte de su masa y los Grandes Magos restantes tuvieron que empelar todas fuerza y todos los recursos a disponibles para mantener lo que quedó de sus tierras natales. Un nuevo paisaje emergió de la destrucción que ocurrió a continuación, y los mapas tuvieron que volver a ser dibujados a medida que una nueva geografía era creada a partir de los últimos restos de los antiguos reinos. La situación en el allod de Kirah era especialmente mala, con una fuerza masiva de demonios sobrepasando a los dos grandes ejércitos que les hacían frente en aquel lugar. Era como si hubiesen escogido cuidadosamente el momento adecuado para, de una sola acometida, inflingir el máximo daño posible a las dos facciones.

En el año 930, los Demonios Astrales iniciaron una nueva invasión. Aunque fue mucho menos poderosa que el asalto anterior, parecía como si los demonios estuvieran probando la fuerza de las defensas contruidas por los habitantes de los allods. Después de la experiencia traumática del primer ataque, tanto la Liga como el Imperio se habían preparado para un inevitable segundo ataque, así que la invasión de los Demonios Astrales fracasó. Esta vez no se retiraron a las profundidades del Astral, sino que se quedaron merodeando en torno a las orillas astrales, atacando a aquellas naves lo bastante estúpidas como para ponerse a su alcance. Ambos la Liga y el Imperio crearon unas fuerzas de defensa especiales y las entrenaron para proteger sus tierras de origen, siempre preparadas para defender su hogar de cualquier asalto.

A lo largo de los treinta años siguientes, el número de Demonios Astrales continuó creciendo. En respuesta a su presencia, emergió una especie de Culto cuyos integrantes incluían Orcos y Resurgidos, los cuales aguardaban la llegada de los demonios. Los hubo en muchos grados distintos, con algunos consideraban a los demonios un justo castigo para los habitantes de los allods, otros los vieron como salvadores de Sarnaut o incluso mensajeros de Mal. Estas gentes pensaron que sólo sirviendo a los Demonios Astrales serían capaces de salvar a la gente de la inevitable matanza que ocurriría durante el siguiente asalto.

Con tal poderoso enemigo a sus puertas, los políticos tanto de la Liga como del Imperio comprendieron que sólo mediante un frente unido serían capaces de superar la siguiente invasión. El Gran Mago Skrakan estaba entre ellos. Habiendo afrontado al primer demonio en el año 576 de la Nueva era, sabía que los motivos de su aparición estaban enterrados en la historia de sarnaut. Estas ideas demostraron ser ciertas tras el hallazgo de un libro escrito por el Gran Mago Tka-Rik, el último miembro de la perdida civilización de los Junes.

Story 10.jpg

Durante miles de años, Tka-Rik fue el Gran Mago de un allod insignificante y recóndito llamado Gipat. Llevaba una vida de hermitaño y rehusaba comunicarse con el resto de habitantes del allod, e incluso con otros Grandes Magos. Durante un enfrentamiento en solitario contra los demonios, fue derrotado y quedó herido de muerte. Antes de morir, logró contactat con Skrakan e informarle sobre el libro que había estado escribiendo en su soledad, titulado "Revelaciones sobre la naturaleza del Mundo de Sarnaut". Más tarde sería conocido por el público en general como "La Revelación de Tka-Rik".


Tka-Rik explicó a Skrakan el lugar de las mazmorras de la civilización Junes en el allod Gipat en el que podía encontrar el libro. En vida había invertido su tiempo en preservar y proteger las mazmorras y no deseaba que se deterioraran después de su muerte. En cuanto murió, el allod se hizo pedazos de tal manera que las seciones Norte y Oeste fueron engullidas por el Astral. Con la mayor parte del allod destruida, sólo una pequeña isla astral permació protegida por la Voluntad de Tka-Rik, y Skrakan envió sus tropas en su busca.


En el año 965, una patrulla de la Liga informó del descubrimiento de un pequeño allod desconocido. El capitán del barco aterrizó y encontró las mazmorras. En unas pocas semanas, las revelaciones eran entregadas a Skrakan. Lo que encontró en su interior le dejó atónito.


"Soy el último de los Junes y es hora de que me arrepienta de mis pecados. Dos mil años antes del Gran Cataclismo que rompió nuestro mundo en pedazos, los Grandes Magos de nuestra civilización abrieron una puerta a otro mundo. Buscaban poder y autoridad, y encontraron un mundo lleno de energía primordial e incipiente que alimentaría todas nuestras necesidades de energía mágica. Eso fue exactamente lo que hicimos, y fue de este lugar del que vinieron los demonios, nuestra Maldición. La energía primordial no es sino el entorno fundamental para estos espíritus elementales del Mal y la Destrucción más puros.


El ataque de los demonios y su entrada en nuestro mundo a través del portal nos pilló por sorpresa. Varios Grandes Magos Junes y yo logramos cerrar losportales y detener la invasión, pero aquellos demonios que ya habían atravesado la barrera devastaron mi nación por completo, matando hombres, mujeres y niños allí por donde pasaban.


Durante varios cientos de años, mis amigos y yo perseguimos a los demonios, pero a la vez ellos también nos daban caza a nosotros. Con el tiempo salimos victoriosos, pero pagamos un alto precio por nuestra victoria. La civilización de los Junes fue prácticamente exterminada, y nunca revelamos el misterio tras de la caída de nuestra civilización a aquellos que vinieron a nuestras tierras después de nosotros.


Cuando llegó el Gran Cataclismo, los hechizos protectores se debilitaron y las puertas al nuevo mundo se reabrieron. Lo comprendí en cuanto vi al Astral tragándose nuestro mundo. El Astral es esa energía primordial que alimenta a los demonios y a su mundo.


Me escondí en el allod de Gipat y rompí todas mis conexiones con el mundo exterior. Tenía miedo de aceptar la culpa de toda mi nación por traer esta destrucción al mundo. Mi cobardía fue el motivo de mi silencio sobre la amenaza que suponían los demonios. Fue durante los acontecimientos ocurridos en Umoira en 576 cuando los demonios revelaron su presencia por primera vez, y desde entonces han regresado una y otra vez. Hace trescientos años, luché contra un demonio junto a Zak, el último Junes que quedaba con vida. Ahora él está muerto, y sólo yo soy el último miembro superviviente de la civilización Junes.


No puedo seguir guardando este secreto en silencio, debo desvelar el misterio que llevó a mi raza a cometer un crimen masivo, un error que puede llevar a la destrucción del mundo entero. Los demonios están aquí para quedarse, y atacarán más tarde o más temprano."


La última página de las "Revelaciones" obviamente estaba escrita apresuradamente durante los últimos momentos antes de la muerte de Tka-Rik.


"Skrakan, confío en que encuentes este libro algún día. Los demonios invadieron nuestro mundo y la única posibilidad que tienes es sellar de nuevo la puerta a su mundo. Lamento que los Junes dejaran un legado tan devastador a aquellos que vivieron en Sarnaut después de nosotros. Perdonadme..."


Skrakan hizo "Las Revelaciones de Tka-Rik" públicas, y con esta revelación la guerra entre la Liga y el Imperio terminó. La palabra "Junes" se convirtió en una maldición y ambos bandos comprendieron que había llegado la hora de formar un frente unido. Dejando de lado sus diferencias, unieron fuerzas y prepararon una campaña contra los invasores de otro mundo.


El año 966 será recordado por un conocido evento - el encuentro entre Skrakan y Nezeb, quienes firmaron el acuerdo de paz entre la Liga y el Imperio. Las fuerzas unidas de los dos reinos enviaron naves de exploración al Astral lejano en busca de los Portales Junes siguiendo las pistas dejadas en el libro. En un tiempo relativamente corto, la localización de las puertas fue descubierta y dos flotas masivas, embarcaron para sellarlas para siempre.


Ambos poderes invirtieron todos sus recursos en la campaña y amasaron un ejército como no se había visto nunca. Muchos Grandes Magos, tanto viejos y experimentados como recién salidos de sus estudios se apostaron en los puentes de las Naves Astrales. Skrakan y Nezeb guiaron sus flotas a la batalla, dejando atrás a Aidenus y Yasker para que protegieran sus capitales.


Conforme se acercaban a las puertas, la oposición presentada por los demonios era cada vez mayor. Ambos bandos sufrieron bajas, pero la flota del Ejército Unido era imparable. Después de una batalla campal, finalmente consiguieron capturar el diminuto allod que contenía las Puertas Junes. Las fuerzas de la Liga y el Imperio mantuvieron a raya a los demonios mientras Skrakan y Nezeb intentaban sellar las puertas una y otra vez. Finalmente lo lograron siguiendo las instrucciones del las "Revelaciones", pero su victoria estuvo muy cerca de no serlo.


Los habitantes tanto de Kvatoh e Igsh se prepararon para recibir a sus héroes tras tener noticias de su victoria. Pero en cuanto la flota estuvo al alcance de la vista, todo lo que pudieron ver fueron naves enlutadas y en duelo surcando el horizonte. Naves repletas de supervivientes, moribundos y heridos se aproximaban. Únicamente los que estaban lejos de los Portales Junes tuvieron la suerte de sobrevivir a la terrible Tormenta Astral que estalló cuando Skrakan y Nezeb sellaron los Portales.


Todos los que estaban en el allod cuando fueron sellados los portales murieron. Con la pérdida de multitud de vidas, incluídas las suyas propias, Skrakan y Nezeb salvaron todos los allods. Tras aquella épica batalla, la amenaza de la invasión de los Demonios Astrales empezó a disiparse. Pese a que algunos demonios sobrevieron en el espacio Astral, ya no eran tan poderosos o numerosos como lo fueron antes. Aún así, todavía son increíblemente peligrosos, tanto que cualquiera que se aproxime lo suficiente no hace más que buscarse problemas.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar